Tratamiento

La psicoterapia

¿En qué consiste?

En psicología existen muchos tipos de enfoque terapéutico que se diferencian en su forma de intervención, la duración de la misma y el tipo de alteraciones que abordan. En LIPSE trabajamos desde una perspectiva “Cognitivo-Conductual” cuyo objetivo es el aprendizaje de diferentes técnicas para hacer frente usted sólo a su problema. Desde este enfoque se trabaja con tres tipos de estrategias: técnicas cognitivas (dirigidas a controlar los pensamientos erróneos que pueden suscitar un malestar emocional importante), técnicas psicofisiológicas (dirigidas a controlar el nivel de tensión fisiológica) y técnicas conductuales (dirigidas a adquirir herramientas para exponerse y afrontar de forma satisfactoria situaciones difíciles). Debido a que no existen dos pacientes iguales, se su terapeuta llevará a cabo una exhaustiva evaluación para conocer su problema y el funcionamiento del mismo. Los datos de esta evaluación permitirán a su terapeuta valorar cuáles son las técnicas más adecuadas para usted.

¿Cuánto dura?

La duración de los tratamientos depende de la persona en cuestión y del tipo de problema que padece. En un principio, es recomendable acudir a la terapia una vez a la semana. No obstante, estos tratamientos no son largos y cuando la persona comienza a dominar las técnicas anteriores es recomendable que se amplíe el periodo entre sesiones.

¿Dónde puedo recibirla?

El sistema sanitario español público cuenta con psicólogos y psiquiatras en su área de salud mental. Para poder acceder , debe acudir previamente a su médico de atención primaria quien valorará si debe solicitar tratamiento y realizará la oportuna derivación. Una vez hecha la derivación a salud mental el tiempo de espera variará en función de la Comunidad Autónoma a la que pertenece.

Existen también excelentes profesionales en el ámbito privado donde recibirá tratamiento en un plazo máximo de una semana. Cuando acuda a una consulta privada asegúrese que el especialista está colegiado por el Colegio Oficial de Psicólogos. Para ello, puede preguntar por ello al propio terapeuta o llamar al Colegio Oficial de Psicólogos para informarse. Es su derecho. Es una garantía para saber que está ante un verdadero psicólogo y no ante un “aficionado”. 

Finalmente, tanto si acude al ámbito público como privado, es importante que el psicólogo que le atiende sea especialista en su problema.