Qué me pasa‎ > ‎

Trastornos de Ansiedad

Ataque de pánico o crisis de ansiedad

Aparición brusca de los siguientes síntomas: 
  • Palpitaciones.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Sensación de ahogo o falta de aliento.
  • Opresión en el pecho.
  • Náuseas o molestias abdominales.
  • Inestabilidad, mareo o sensación de desmayo.
  • Desrealización: sensación de irrealidad.
  • Despersonalización: sentir que se está separado de uno mismo.
  • Parestesias: entumecimiento u hormigueo.
  • Escalofrío o sofocos.
La brusquedad de los síntomas hace que la persona volverse loca, perder el control o morir.


Agorafobia

Aparición de ansiedad intensa y comportamientos de evitación, ante lugares o situaciones donde sería difícil o embarazoso escapar, o bien, donde se piense que es imposible encontrar ayuda, en el caso de que aparezca una crisis de angustia.

Fobia social

Presencia de ansiedad elevada y/o conductas de evitación o escape ante determinadas situaciones sociales, o situaciones en las podemos ser evaluados negativamente por otros.
Los signos más característicos son:
  • Miedo a situaciones sociales (conocer a alguien, iniciar y mantener una conversación, participar en grupos, acudir a una reunión social, etc.).
  • Evitaciones sociales que llevan al aislamiento.
  • Miedo a la evaluación negativa.
  • Miedo a comer y beber en público, a ruborizarse o sudar delante de alguien.
  • Pensamientos negativos sobre sí mismo o sobre los demás.
  • Déficit en el uso de habilidades sociales.

Trastorno Obsesivo Compulsivo

Presencia de obsesiones o compulsiones recurrentes, que llevan a la persona a un malestar general, a un deterioro de su vida cotidiana o a perder tiempo de forma significativa. 
Una obsesión es un pensamiento, impulso o imagen de carácter persistente que la persona no quiere tener, y que considera irracionales o exagerados. Son intrusivos.
Una compulsión es un comportamiento recurrente, cuya finalidad es aliviar el malestar. Pueden ser observables por otros (p.ej. lavado de manos, ordenar objetos, comprobaciones reiterativas, etc.) o internas o mentales (por ejemplo conductas mentales como contar, etc.).

Trastorno de Ansiedad Generalizada

Ansiedad y preocupación excesivas sobre diferentes circunstancias de nuestro día a día. Estas preocupaciones son difíciles de controlar por lo que provocan una sensación de inquietud constante. La persona vive con un constante «Y si…» que le angustia la mayor parte del día.
Pueden ir acompañados de los síntomas siguientes: 
  • Inquietud o impaciencia.
  • Fácil fatiga.
  • Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco.
  • Irritabilidad.
  • Tensión muscular.
  • Alteraciones del sueño: dificultad para conciliar o mantener el sueño, sensación al despertarse de sueño no reparador, etc.